viernes, 6 de marzo de 2009

No quería un autógrafo

Daniel Barenboim se encontraba una noche comiendo en un restaurante y reparó que una mujer no dejaba de mirarlo. Al ver que ésta se levantaba y se dirigía hacia él, el músico pensó que lo habría reconocido y sacó una lapicera de su bolsillo dispuesto a firmarle un autógrafo.
Al llegar frente a Barenboim la la mujer le dice : "Disculpe, le importaría decirme el nombre del plato que está comiendo?".

Lamentablemente no pude averiguar qué estaba comiendo Barenboim.


2 comentarios:

Marcelo dijo...

Bueno, Barenboim seguramente le habrá dicho a la mujer qué es lo que estaba comiendo; también habría que pensar, y aquí nos metemos en supuestos, que quizá a la señora no se le ocurrió otra cosa mejor que preguntar, con el ánimo de comenzar una plática... nos quedaremos con las ganas de saber en qué habrá terminado el curioso encuentro.
Buen blog, felicitaciones

goolian dijo...

Lamentablemente no tengo más información, pero es más literario pensar que la señora desconocía por completo el perfil musical del degustador del plato que llamó su atención.