martes, 28 de diciembre de 2010

Saludo de fin de año


Tukuy sonqoywan, con todo el corazón, en lengua quechua.

Porque los latinoamericanos somos mestizos que no nos asumimos como tales.

Porque cada vez menos gente, hace menos cosas, tukuy sonqoywan.

jueves, 23 de diciembre de 2010

El origen del arte

Cuenta Plinio el Viejo en el libro 35 de su "Historia Natural" que la hija de un alfarero llamado Dibutades vivía en Corinto enamorada de un joven extremadamente bello.
Él tuvo que partir a la guerra. En la última noche que pasaron juntos, ella no lo abrazó.
Ni siquiera lo besó.
Levantó con su mano izquierda una lámpara de aceite.
Tomó con su mano derecha una brasa extinguida del brasero hecha carbón.
Se aproximó a él.
No acarició el volumen de su cuerpo, que sin embargo marcaba su deseo.
Prefirió delimitar el perímetro de su sombra en la superficie del muro que se elevaba detrás de él con el trozo de carbón.
Al día siguiente su padre al ver el dibujo lo modeló en arcilla.

Según esta leyenda la joven, cuyo nombre no ha perdurado, inventó la pintura.
Su padre, Dibutades el alfarero, inventó la escultura.

Padre e hija inventaron el arte.


El cuadro es de Francine van Hove y fue pintado en el año 2007.

Un epitafio

En Roma en 1878, se exhumó un epitafio griego.

Decía: "En el Hades no hay ni barca, ni barquero Caronte, ni guardián Eaquo.

En los infiernos, sólo hay huesos, nombres y cenizas."

El cuadro es de Friedrich Pacher y fue pintado en los 1460's.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

En defensa del progresismo

Si ser progresista es tratar de pensar una Argentina post peronista sin clientelismos políticos ni sindicatos sempiternos y fascistoides, entonces soy progresista.
Si ser progresista es querer un estado absolutamente laico donde todas las religiones tengan injerencia sólo sobre sus feligreses en sus ámbitos específicos y no sean actores políticos, entonces soy progresista.
Si ser progresista es querer una sociedad con matrimonio de ambos sexos, con aborto y eutanasia reguladas y despenalización del consumo de drogas livianas, entonces soy progresista.
Si ser progresista es pretender que alguna vez una reforma social, agraria, impositiva o laboral, permita la desaparición de la miseria, entonces soy progresista.
Si creer en la ciencia y la tecnología como factores de avance permanentes en nuestro entendimiento de la realidad es ser progresista, entonces soy progresista.
Si privilegiar siempre la educación y la salud por sobre cualquier otro presupuesto es ser progresista, entonces soy progresista.

Pero que crea que alguna vez lo logremos, es otra cosa.

Las decepciones

Lejos de mi pensamiento las ideas teleológicas de un futuro ideal.
El primitivo cristianismo prometía la venida del Reino de los Cielos y lo que apareció fue la Iglesia.
Adam Smith predijo la riqueza de las naciones y lo que apareció fue el capitalismo globalizado que mata estudiantes griegos en Atenas y esclaviza filipinos para hacer zapatillas.
Marx predijo la abolición de las diferencias de clases y lo que apareció fue el estado burocrático y asesino del estalinismo.
La nuestra es una historia de decepciones.

La verdadera revolución es individual y no tiene que ver, a mi humilde entender con pensar un futuro utópico (que de tan perfecto casi casi es imposible); sino en construir la propia utopía aquí y ahora.

Ahora cómo construya cada uno su utopía es otro problema...

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Felices fiestas

Si en vez de dos flautas dulces haciendo acordes tuvieramos trompetas y trombones , tal vez sería más famoso.
Si en vez de una melodía de oboe, la tocara un saxo tenor, sería algo muy parecido al buen jazz y tal vez sería más famoso.
Si la cantante fuera una cantante pop conocida y la letra estuviera en inglés y hablara de amor, tal vez hasta sería un "hit".

Pero no, nada de eso pasa y me animo a decir que muy poca gente conoce el aria de soprano de la cantata BWV 127 de Johann Sebastian Bach. Su nombre es "Die Seele ruht in Jesu Händen" (el alma reposará entre las manos de Jesús) y si bien no coincido con su piadoso texto no puedo dejar de emocionarme frente a su música y la modernidad de su concepción musical.

Un temazo, bah !.


video