domingo, 22 de noviembre de 2009

Madrigalismos

Hubo una vez un grupo de monos antropoides que tal vez alrededor del fuego, sintieron la necesidad de comunicarse.Entonces comenzaron a cantar.Nacía la música.

Disgresión teórica: según algunos antropólogos, como Stephen Milthen, proponen que la música fue anterior al lenguaje. O que tal vez el lenguaje haya sido un derivado de la música. Esta teoría contradice la opinión de otros como Stephen Pinker que se preguntan por la ventaja evolutiva de algo "tan poco útil biológicamente" como la música.

Pero la humanidad siguió haciendo sonidos durante siglos. Y cuando la alborada del renacimiento bañaba con su luz humanista a Europa, la música ya era de un complejidad asombrosa, aún para los oídos actuales.

Y entonces vino un compositor genial como pocos. Y quiso cambiar la forma de hacer música. Habló de una "nueva práctica". Y comenzó a escribir de otra manera.
Los teóricos postulaban que la música debía describir y provocar emociones, los "affetti" o afectos. Y Claudio Monteverdi, que de él se trata, logró describir emociones como nunca antes se había logrado. La paz y la guerra, el amor y el odio, la ternura y la cólera.

Vemos más arriba un retrato del Monteverdi joven. En su época Gioseffo Zarlino, un insoslayable teórico; decía que "los colores son al ojo como los sonidos al oido". Así como el blanco y el negro no exaltan nada, una octava o un unísono no "moverían" ningún afecto.Al comienzo de su famosísima pieza del VIII libro de madrigales, "El lamento de la ninfa"; cantan tres tenores. La letra comienza hablando del amanecer, pero como todavía está oscuro, los tres tenores cantan la misma nota un do, un unísono.
Empieza a clarear y se hace la luz, entonces las tres voces en contrapunto se separan.
A eso se le llama madrigalismo.



Yo lo llamo arte conceptual.

Una versión medio teatral de todo el lamento, incluyendo el prólogo "oscuro" de los tenores.




Una versión que musicalmente me gusta más, la de Claire Lefilliatre con el Poeme Harmonique de Vincent Dumestre; pero que no tiene la introducción.




Nadie inventa nada, ni siquiera Marcel Duchamp.

Bueno Monteverdi tal vez sí.

4 comentarios:

hugo dijo...

monteverdi tampoco. el madrigal ya existía antes que el.

el padre de galileo, vincenzo, quien se reunía desde 1580 en florencia con un grupo llamado "la camerata" comenzó a atacar el madrigal preguntándose ¿como era posible "comprender" una composición determinada si las voces se superponían continuamente, poniéndose el énfasis en determinadas palabras?

goolian dijo...

Hugo, no estoy diciendo que Monteverdi fuera el inventor del madrigal, para nada.
Él está un poco "a caballo" de los dos estilos. Sus cinco primeros libros de madrigales podrían considerarse "Prima Prattica".
Tampoco inventó ni la idea de la teoría de los afectos ni fue el primero en criticar la falta de comprensión de los textos.
Lo que sí hizo y lo demuestra magistralmente su prefacio del Octavo libro de Madrigales fue llevar esas ideas al extremo y mostrar emociones hasta ese momento inéditas como la furia y la cólera. Como ejemplo auditivo podríamos usar "Il combatimentto de Tancredo y Clorinda" sobre todo en la versión de nuestro compatriota Gabriel Garrido.
Monteverdi trabajaba mucho sobre la idea de yuxtaposición. El afecto de la cólera o la violencia lo "pintaba" como un tiempo muy rápido de semicorcheas sobre redondas o breves.
El lamento de la ninfa también puede verse como el contraste entre un bajo de chacona inalterable, sobre el que sobrevuela la ninfa y los tres tenores.

diminui dijo...

qué aplicado!
yo también tengo mis apuntes, me vas a obligar a sacarlos jajajaja

goolian dijo...

Podemos compararlos dale ?