martes, 15 de febrero de 2011

Por la fuerza no - Leo Masliah

"Había una vez un país donde los obreros y los empleados ganaban sueldos muy bajos, los jóvenes no podían conseguir trabajo y debían emigrar, los alquileres estaban muy por encima de lo que la gente podía pagar, las jubilaciones no alcanzaban para nada y además había que mendigarlas haciendo horas y horas de cola frente a la caja, para después perderlas a manos de los rapiñeros que a su vez hacían cola para esperar a los viejitos que salían de cobrar.
Un día, ese país, cuyo gobierno había sido elegido democráticamente, cayó bajo la tutela de una dictadura que obligó a los obreros y a los empleados a ganar sueldos muy bajos, impidió que hubiera trabajo para los jóvenes, forzándolos a emigrar, impuso alquileres que estaban muy por encima de lo que la gente podía pagar, y jubilaciones que no alcanzaban para nada, y que además debían ser mendigadas haciendo horas y horas de cola frente a la caja, para después ser arrebatadas de manos de sus poseedores por rapiñeros que a su vez hacían cola para esperar a los viejitos que salían de cobrar.
Pero los habitantes de ese país opusieron una tenaz resistencia al gobierno de facto, acabando por derrotar a los dictadores, y dejándoles bien clarito que, si era una cuestión de vivir mal, había que hacerlo por propia voluntad, y no porque a un puñado de capitanejos se les antojara. Conquistada la restauración democrática, entonces, y sobre las ruinas dejadas por la dictadura, nuestros héroes se abocaron minuciosa y concienzudamente a la construcción de un país donde los obreros y los empleados ganaran sueldos muy bajos, los jóvenes no pudieran conseguir trabajo y debieran emigrar, los alquileres estuvieran muy por encima de lo que la gente pudiera pagar, las jubilaciones no alcanzaran para nada y además hubiera que mendigarlas haciendo horas y horas de cola frente a la caja, para después perderlas a manos de los rapiñeros que a su vez hacían cola para esperar a los viejitos que salieran de cobrar."

Será así nuestro destino ? - pregunto yo.

5 comentarios:

Viejex dijo...

Mas allá de la broma, yo tengo una pequeña esperanza de que no sea siempre así.

Alejandro Perez Rioja dijo...

...y sin embargo...
así parece

Occam dijo...

¡No! Digo drásticamente, enfáticamente, decididamente. Estoy convencido de que luchando con todas nuestras fuerzas, poniendo lo mejor de nosotros, comprometiendo nuestro espíritu y cuerpo a la postergada transformación, tendremos, finalmente, un país donde los obreros y los empleados ganaren sueldos muy bajos, los jóvenes no pudieren conseguir trabajo y debieren emigrar, los alquileres estuvieren muy por encima de lo que la gente pudiere pagar, las jubilaciones no alcanzaren para nada y además hubiere que mendigarlas haciendo horas y horas de cola frente a la caja, para después perderlas a manos de los rapiñeros que a su vez hacían cola para esperar a los viejitos que salieren de cobrar.

Mi cordial saludo. Muy buen posteo.

goolian dijo...

Viejex, yo también... pero.
Alejandro, hay días que pienso que es así, hay días que pienso que podremos salir. Supongo que depende de mi viaje en subte matinal.
Occam o estamos condenados al fracaso o nos gusta el fracaso pero queremos lograrlo voluntariamente, por la fuerza, no.

Anónimo dijo...

genio!!