lunes, 7 de febrero de 2011

Una partida de ajedrez

La siguiente escena es de la película de Ingmar Bergman "El séptimo sello" (1957). En ella la Muerte se le aparece al caballero por primera vez. Expresa su misión, que es llevarse al caballero pero éste le contraoferta una partida de ajedrez para aplazar su propia muerte.
La Muerte y el caballero que vuelve de las cruzadas empiezan a jugar el ajedrez de la vida, y la muerte.

A mí esta película y en especial esta escena me impactaron siempre profundamente desde mi juventud.

video

Dirán que es propio de idiosincracias nórdicas, donde los problemas cotidianos están todos resueltos.
Dirán que es del siglo pasado; cuando la cultura y la sociedad estaba más sacralizada.

Pero la muerte sigue siendo, por suerte o por desgracia, ubicua y actual.
Trabaja tanto en Suecia como en Argentina.
Y prefiero toda la vida a un sueco torturado porque dios no existe a un argentino torturado porque existe Tinelli. O Kirchner o Macri o la televisión o la inflación o lo que quieran poner en vez.

Corolario psicodélico: tanto dios como Tinelli/Kirchner/Macri/televisión/inflación son animales fantásticos.

6 comentarios:

Occam dijo...

Goolian, ya lo habrá notado, pero coincido con sus preferencias al respecto. No sé ciertamente si es el caso de la inflación, pero por cierto, los ejemplos que usted menciona refieren siempre a animales fantásticos.
Gran escena. Parece mentira que pueda lograrse tamaña sordidez y solemnidad mortuorias con el cielo nublado, el mar rompiendo por detrás, y una negra figura longilínea, sin rimbombantes efectos especiales ni recursos 3D.
Un cordial saludo.

Diego dijo...

Mi viejo me hizo ver esta película hace ya unos años, y me marcó bastante.
Al final del film, frente a la muerte, los personajes hacen un gesto, en uno de los momentos más sublimes de la actuación, con el cual cada uno representa una de las tantas posturas humanas frente a la muerte. Con un gesto.

goolian dijo...

Occam, sí desgraciadamente la inflación existe.
Sólo con un cielo encapotado, un mar revuelto y la cara de Bengt Ekerot con capa negra dan más miedo y respeto que todos los FX que vinieron después.
Tuve que buscar el nombre del actor sueco que hace de la Muerte.
Como en muchas otras cosas, a veces en arte "menos es más".

goolian dijo...

Diego, la danza final de la Muerte con todos los que se lleva remite a muchas imágenes medioevales que proliferaron a partir de la Peste Negra del año 1348.
Existe también una remake en "Love and Death" de Woody Allen que termina igual pero con la alegre música del "Teniente Kijé" de Serguei Prokofiev.
"Love and Death" mal traducida como "La última noche de Boris Grushenko" es una parodia homenaje de Allen a dos monstruos de la cultura, la película de Bergman y "Guerra y paz" de Tolstoi.

Diego dijo...

OK, no pude más que ver esa película de Woody apenas me enteré de que existía... ¡mil gracias por mencionarla!

goolian dijo...

viste qué buena !!