jueves, 22 de enero de 2009

Don Claudio

Hombres que cantan como mujeres.
Instrumentos raros.
Músicos que tocan música de hace cuatrocientos años como si fuera rock'n roll.
Y encima se divierten.

Un compositor genial e influyente como pocos, pero tal vez no tan conocido por estar demasiado alejado en el tiempo. Si hubiera nacido doscientos años después, creo que le disputaba el podio a Mozart o Beethoven.

El fantástico contratenor francés Philippe Jaroussky canta dos "temas" de Claudio Monteverdi junto al conjunto L'Arpeggiata dirigido por Christina Pluhar.

El retratado es, por supuesto, Claudio Monteverdi.


3 comentarios:

Diego dijo...

Tengo el CD doble de Vespro della Beata Vergine (de las épocas en que uno todavía podía darse esos lujos). Uno de mis grandes placeres es, cada tantas semanas, sentarme un par de horas a escucharlo.

Victor dijo...

Estupendo. Como canta el quia! además.

Saludos

diminui dijo...

su voz es maravillosa.
aunque un poco perturbador intentar conectar la imagen con el sonido.