miércoles, 21 de enero de 2009

Un cálculo probabilístico

Estoy casi seguro que muchas veces en alguna discusión nocturna ha aparecido la figura del mono sentado a una computadora que dada una cantidad suficiente de tiempo escribe el "Hamlet" de William Shakespeare.
Algunos lo utilizarán como justificación de la evolución darwiniana, "dada una cantidad inmensa de tiempo la vida se complejiza cada vez más". Otros como una justificación de un orden trascendente, divino o no. Alguien con cierta versación matemática recordará la ley de los grandes números, que dice algo así como cuando la muestra tiende a infinito hasta los casos más improbables se presentan.

Como un servicio que ofrece este blog, trataré de aportar luz al asunto.
La probabilidad que un chimpancé sentado a una notebook escriba el drama danés del bardo inglés aparenta ser pequeña pero no despreciable. Pero cuánto es ?
Es de uno sobre 65 todo elevado a la N donde N es la cantidad de símbolos del Hamlet, unos 200.000 más o menos; y 65 el número de teclas de un teclado de computadora moderno, entre letras, signos de puntuación y espacios en blanco.
A los efectos prácticos el valor es infinitesimal y despreciable.

En rigor de verdad, a los chimpancés les resultaría más redituable dada una cantidad enorme de tiempo, evolucionar hacia la especie humana que intentar escribir algo largo y coherente por casualidad.

2 comentarios:

¨ dijo...

excelente. quizas entonces a los humanos le convendria releer un poco shakespeare para alejarse de la condicion de primates... parecemos haber olvidado, no solo el motivo sino tambien el asunto de Otelo, Hamlet, Enrique V, Romeo y Julieta. Pero asi nos va... los monos se nos acercan, nosotros a ellos... si seguimos en esa senda quizas nos encontremos a mitad de camino, o como somos mas piolas y vamos mas rapido quizas nos quedemos a pocos metros de ser ese gran simio sabelotodo rumbo a destruccion nuclear. pero uf, para que hablar.

acho dijo...

un chimpanze no es un mono. Sigo con las correcciones zoologicas.