sábado, 5 de diciembre de 2009

Las creencias de Alexamenos

Alexamenos fue probablemente un niño romano que vivió entre finales del siglo I y el siglo III de nuestra era.
Fue un alumno que asistió a clases en un edificio llamado Domus Gelotiana en la colina Palatina. El edificio había sido adquirido por el emperador Calígula y luego de su muerte fue convertido en un Paedagogium o escuela para los futuros pajes imperiales. Posteriormente el edificio fue cerrado por paredes para apuntalar las casas circundantes y permaneció sellado al vacío por siglos. Se pudieron preservar así hasta los más pequeños detalles.
En 1857 se descubrió en una de sus paredes un pequeño dibujo con una inscripción en griego. Un grafitti hecho por alguno de los alumnos.


El dibujo simplificado se ve así.


Alexamenos era un niño cristiano y el autor del graffiti escribió algo que puede leerse como "Alexamenos adora a dios" o "Alexamenos adora a este dios". Un dios crucificado con cabeza de asno. Es decir es una burla cruel a un compañero de clases cristiano.
Es sencillamente la primera representación en la historia de la crucifixión de Jesús. Las imágenes cristianas más antiguas no representan nunca la crucifixión y Jesús es representado como un pastor de ovejas vestido a la usanza griega y lampiño. Según los historiadores las representaciones cristianas de la crucifixión son muy posteriores, por lo menos del siglo V.
Para la mentalidad romana de la época, la crucifixión era un método de ejecución utilizado con los peores criminales y con los esclavos. Su uso siguió muy extendido hasta el siglo IV, cuando fue abolida por el emperador Constantino, probablemente por pruritos religiosos.
El impacto visual en la época, de ver una crucifixión dibujada puede ser comparable al de ver actualmente una silla eléctrica.
La cabeza de asno sugiere la acusación común de onolatría (adoración de un asno) que recibía la entonces secta cristiana del mundo intelectual romano-griego. Tertuliano, que escribió a fines del siglo II o principios del III, menciona que los cristianos eran acusados de adorar un dios con cabeza de asno. Incluso menciona a un apóstata judío que recorrió las calles de Cartago con una caricatura de un cristiano con orejas de burro, llamado Deus Christianorum Onocoetes (el dios de los cristianos es un asno).

En un cuarto contiguo de los restos de la antigua escuela; otro graffiti reza en latín "Alexamenos fidelis" (Alexamenos el fiel o el creyente); seguramente una réplica a la cruel burla.

Lo que este grafitti nos dice, a mi parecer, es que algo que nuestra cultura ve como común e incluso puede llegar a valorar, como la simbología cristiana; en algún momento fue visto por la sociedad como algo extraño y macabro, objeto de burla. Hasta incluso por niños.
Es un corrimiento del espacio semiológico, derivado por motivos culturales o políticos.
Pero a lo mejor, como dicen algunas novelas románticas, la primera impresión es la que cuenta.

La foto de la niña con el avión es la tapa original del único disco del grupo de rock inglés Blind Faith (fe ciega).

4 comentarios:

hugo dijo...

el símbolo del Crucificado goolian planteó problemas a los evangelizadores de los habitantes originarios de méjico, ya que la religión que les proponía bandonar los sacrificios humanos tenía en su iconografía un sacrificado.

así por ejemplo, en el exterior de la catedral de cuernavaca se encuentra un ámbito previo, donde los sacerdotes los catequizaban y los preparaban antes de hacerlos ingresar al templo y ver a Cristo crucificado.-

goolian dijo...

Es que la cruucifixión puede ser visto como un sacrificio humano, no ?
Después de todo, según nos enseña la teología, el dios del antiguo testamento pidió a Abraham que sacrifique a su unico hijo Isaac.
Y en el nuevo testamento es dios mismo quien sacrifica a su unico hijo.
Una cultura exógena como la azteca, acostumbrada a los sacrificios humanos la odía ver.
En el occidente europeo, la idea casi no apareció.
Salvo tal vez en extraño libro de John Donne, "Biothanatos" que habla del suicidio de dios.

Anónimo dijo...

Si, pero no hubo tal sacrificio en torno al hijo de Abraham. En cuanto a la crucifixión de Jesús, más allá de que no cambie los resultados, es enriquecedor a la doctrina católica el hecho de que su "Dios", entregó su vida, (Nadie me quita la vida, yo la doy voluntariamente, pues tengo el poder de volver a tomarla) es así que este pasaje no apunta precisamente a la noción de muerte, sino a la superioridad ante esta en pos al triunfo prevalencia de la vida, ("yo tengo el poder de volver a tomarla").

goolian dijo...

Anónimo, un dios que le pide a un padre que mate a su hijo, por más que después cambie de idea y lo reemplace por un cordero, sigue siendo un sádico.
Objetivamente, tener una religión donde su dios se autoinmola no deja de parecer bastante masoquista y referenciado con el dolor.
Me caen más simpáticos los dioses de la alegría o el humor en todo caso.
Su cita, "Nadie me quita la vida, yo la doy voluntariamente, pues tengo el poder de volver a tomarla", es casi casi un apología del suicidio sin descontar la megalomanía de pretender tener el poder de "volver a tomarla".
En fin para un creyente, es muy difícil ver estas cosas, como para un ateo tener fe en las contrarias.
Sería tan amable de dejar el anonimato ?