jueves, 18 de septiembre de 2008

Coplas viejas que son nuevas

Un poema cuyo significado va cambiando a lo largo de mi vida.
Tal vez su significado también vaya cambiando a lo largo de la vida de él, que ya tiene unos 500 años. "Coplas por la muerte de su padre" de Jorge Manrique.
Las primeras tres coplas...

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte,
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo después, de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiera tiempo passado
fue mejor.

Y pues vemos lo presente
cómo en un punto s'es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por passado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio,
porque todo ha de passar
por tal manera.

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros, medianos
y más chicos,
allegados son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

2 comentarios:

¨ dijo...

las coplas son el intento español, con sazon adaluza, de hispanizar la maravilla filosa del haiku. siempre me encanto la musica de las coplas. siempre me gusto la profundidad de los haikus: filo contra contorno, raiz de lo absurdo. cantara camaron haikus? gruñiran coplas en "no"?

diminui dijo...

no sabía que tenías un blog hasta que vi tu foto en el blog de pau! jajaja

alguna vez me mandaste info sobre unos coros te acuerdas?

entre ellos venía el mail de claudio morla quien necesitaba una mezzo con urgencia! jajajaja

y hace unas semanas que empecé a cantar en su coro de música renacentista... muy pacheco